Sex Shop CLICK

Tu sex shop a un CLICK

Las bolas chinas

Beneficios de las bolas chinas

Hoy en día las mujeres estamos cada vez más preocupadas por nuestra salud, bienestar y también, como no, por nuestra sexualidad. Aunque todavía nos quede mucho camino por recorrer cada vez nos cuesta menos hablar de sexo y de nuestros gustos en la cama.

bolas chinas sexualidad

Según varios estudios realizados sólo un 6% de las mujeres alcanzan el orgasmo en su primera relación frente al  76% de los hombres, e incluso después de varias relaciones, solo un 16% de ellas asegura haber tenido un orgasmo durante el coito mientras que el 90% de ellos lo afirman. Todo esto puede ser debido a que las mujeres adoptamos en las relaciones de pareja el papel de sumisas dejando olvidado nuestro propio placer para complacerlos a ellos.

Por suerte, como ya os comente antes, esto está cambiando y en el mercado tenemos infinidad de productos y juguetes que nos ayudan a descubrir nuestra sexualidad más profundamente, como son las bolas chinas.

Las bolas chinas, también llamadas bolas Ben Wa o bolas de Geisha, no son meramente un juguete sexual para disfrutar a solas o en compañía, sino que son una de las mejores armas para que la mujer se estimule internamente de una manera más placentera y pueda alcanzar el clímax en las relaciones de pareja en menos tiempo y con más frecuencia.

En un sex shop existe una gran variedad de bolas chinas y cada vez más innovadoras. Las hay simples formadas por una sola esfera para las principiantes en el universo del placer o dobles para las más atrevidas.

Diversos estudios coinciden en que el uso de las bolas es beneficioso para la mujer pues su uso continuado tonifica los músculos vaginales, ayuda a devolver a su estado normal a las paredes de la matriz después de dar a luz, previene de las futuras pérdidas de orina y lo más importante es que la mujer disfrutará todavía más a la hora de tener relaciones sexuales con penetración.

bolas de geisha

La reconocida marca Lelo tiene en el mercado las Luna Beads que están compuestas por dos pesos diferentes que se combinan entre sí, utilizando primero las menos pesadas (28 gr) en la primera semana, un día si y otro no durante 15 min. aproximadamente y siempre en movimiento, la segunda semana se combinan una ligera con una pesada todos los días y la tercera semana ya se pueden usar las dos más pesadas (37 gr).

Se recomienda colocarlas con la ayuda de un poco de lubricante pero no demasiado ya que provocaría que se salieran con el movimiento. La mayoría están fabricadas en silicona dermatológica apta para todo tipo de pieles y de una sola pieza, para facilitar su extracción poseen un cordón y en su interior llevan unas esferas más pequeñas que al contacto con las paredes exteriores de las bolas producen un efecto vibratorio muy placentero.

En definitiva uno de los juguetes sexuales más indicados para la mujer de hoy que desea mostrarse al mundo con total naturalidad.

Cómo utilizar las bolas chinas.

Ya conocemos los numerosos beneficios de las bolas chinas, mucho más que un juguete sexual y que deberían ser utilizadas por todas las mujeres para tonificar los músculos vaginales. Una vez nos hemos decidido a usarlas, debemos elegir el modelo correcto, teniendo en cuenta nuestra edad y el estado de nuestra musculatura vaginal. (Si has dado a luz recientemente, o notas que tu musculatura pélvica está debilitada, deberías comenzar con el modelo de una sóla bola o con uno de poco peso. Para que puedas ir alternando los pesos y las bolas, te recomendamos las ‘Luna Beads’ de Lelo).

bolas chinas

Cuando hayas elegido las bolas chinas más adecuadas, llega el momento de aprender a usarlas. Puede parecer muy obvio, pero algunas mujeres se encuentran con dificultades a la hora de colocarse las bolas chinas. No te preocupes, lo importante es que no te pongas nerviosa e intentes relajarte. Acuérdate, por ejemplo, en la primera vez que tuviste que ponerte un tampón. ¿A qué ahora te parece muy sencillo y rutinario? Pues con las bolas chinas te pasará lo mismo.

Busca la postura en la que te encuentres más cómoda, ya sea de cuclillas, sentada, de pie o tumbada en la cama. Relájate y no tengas prisa, pues la vagina es un músculo y se contraerá con la tensión.

Introduce las bolas chinas con ayuda de un poco de lubricante, pero ¡ojo!, no te pases con la cantidad. Lubrica tan sólo la primera bola, con un par de gotas de lubricante te bastará.  Si te excedes con el lubricante, conseguirás que las bolas resbalen y te sea muy difícil introducirlas en la vagina, especialmente si tu musculatura está debilitada (por la edad o los partos).

Empuja la primera bola hacia el interior de la vagina, siguiendo un ángulo de 45º hacia la espalda. Puedes ayudarte de movimientos circulares, como si enroscases las bolas, para estas se introduzcan con más suavidad.

Una vez tengas las bolas dentro, puede que sientas alguna molestia si no están bien colocadas. Prueba a moverte un poco o colócatelas con la ayuda de tus dedos. Después de unos minutos ni siquiera las notarás a menos que te muevas.

Con el movimiento, notarás una agradable sensación de cosquilleo por la vibración de las bolas interiores. Estas vibraciones son las que pondrán en forma tu musculatura vaginal, ya verás como notarás los cambios con el tiempo. Aprovecha para dar un paseo o realizar las tareas domésticas, pero ¡siempre en movimiento!

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.